español

Feliz

En las horas muy tempranas de la madrugada, mi hijo pequeño tiene la costumbre de venir a mi cuarto para meterse en la cama con nosotros. Por lo general, se vuelve a dormir. Ocasionalmente, tendrá un concurso de miradas que termina en yo, saltando de mi cama o el puyandome un ojo. Hoy, 1 de enero de 2019 no fue diferente. Escuché la puerta cuando se abrió y mi pequeño entró y se metió en la cama. Dormimos un rato más. Se movió un poco y se puso más cómodo. Estaba tranquilo. Luego pronunció la palabra “feliz”.

Lo miré y pensé “¡ay ya desperto!” Pero luego me di cuenta de que estaba durmiendo cuando lo dijo. Esto me hizo sonreír. Probablemente fue un residuo de decirlo tantas veces la noche anterior. Recibimos el año nuevo con la familia de mi iglesia y, una vez que llegó el año nuevo, todos los niños corrían y decían a todos “¡Feliz año nuevo!” y soplando a sus creadores de ruidos, que, si no tiene cuidado, puede contribuir a la pérdida parcial de la audición si obtiene uno de cerca. Estaban muy felices.

Y esa es la belleza de ello. La felicidad residual de la noche anterior se había desbordado en sus sueños y esta mañana la soltó. Como si hubiera estado en la punta de su lengua. Y pensé, esta tiene que ser mi palabra para el año. Antes de que digas que suena comun (lo que hace) entiende que no puede ser solo una palabra. Tiene que ser una forma de vida. Este año quiero ver el bien y la gracia en todo, para que la palabra “feliz” quede en mi mente y salga espontáneamente de mi boca.

También comprenda que la felicidad no es un resultado de mi situación actual en un momento dado. No puede basarse en lo bien que va mi día. No se puede confiar en el clima soleado o en el manejo en auto para hacer mi pedido correctamente. No puede depender de si mis hijos son obedientes y respetuosos, o si mi esposo actúa de una manera que me agrada. No es solo el cosquilleo eufórico que recibo cuando recibo un reporte de salud limpio o cuando escucho buenas noticias. Mi felicidad viene a través del gozo y sabiendo que no importa cuál sea la circunstancia, puedo elegir ser feliz en medio de cualquier situación. Y mi alegría proviene de saber que Jesús murió en la cruz por mí y que su sacrificio sigue vivo en mi vida.

Así que puedo elegir la alegría. Puedo elegir ser feliz. Y este año, espero que TÚ elijas ser feliz también. La vida no está completa sin dolor y desilusión. No dejes que esas cosas decidan el resultado de este nuevo año. Hoy no. La vida es demasiado corta. Elige la alegría … elige ser feliz.

Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.
Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.

santiago 1:2-4


¡Espero compartir pronto!

Myrna

Advertisements

Leave a Reply